SpanishCatalanGalicianBasqueEnglish

Reconoce se reúne con los Directores de Juventud y las Entidades

¡Comenzamos una nueva etapa!

En Reconoce estamos muy contentos de poder anunciar el comienzo de un nuevo camino. La semana pasada pudimos presentar, después de mucho trabajo e ilusión, la nueva marca de Reconoce, la nueva APP y el catálogo de competencias. Podéis leer la noticia completa en “La asociación Reconoce presenta un sistema de acreditación de competencias para reducir el paro juvenil”. El acto contó con las intervenciones iniciales, de Maria Teresa Pérez, directora General del Injuve, Elena Ruíz, presidenta del CJE, y de Santiago Domínguez, presidente de Reconoce. 

Desde cada perspectiva se resaltó la importancia de Reconoce para la juventud, lo difícil que resulta para una persona voluntaria reconocer su experiencia y su valor en el ámbito laboral. La Directora General, Maria Teresa, nos habló de su paso como voluntaria en la parroquia de su barrio e hizo hincapié en el compromiso que mantiene el Injuve con el proyecto Reconoce el cual siente suyo.  Por su lado Elena, Presidenta del CJE mencionó que en el entorno familiar se suele valorar mucho más la educación formal y en su caso la educación no formal también le ha servido para desarrollarse profesionalmente. Santiago, Presidente de Reconoce, mencionó, la importancia de sentir que las personas tenemos un objetivo, un tren al que elegimos subirnos y eso es esencial cuando una persona es joven, y puede desarrollarse a través del voluntariado. 

 

Asistieron al acto…

Nos acompañaron en el acto, la Federación Española de Municipios y Provincias, las Direcciones Generales y técnicos de juventud de Andalucía, Aragón, Cantabria, Asturias, Melilla, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Valencia, Madrid, La Rioja y Navarra. Por otro lado asistieron entidades de juventud, algunas de ellas fueron Didania, Don Bosco, Scouts de España, ASPACE, CANAE, Fundación Amigó, Fundación También, Fundación Santa María La Real, Cruz Roja Juventud, CEPS, MSC, OJE y ESN. Así como el Consejo de Juventud de la Comunidad de Madrid y el Consejo de la Juventud de España. 

 

Una mesa llena de experiencias

Por último en el evento se generó una mesa muy emotiva. Las personas invitadas a la mesa de experiencias aportaron una visión interesante y profunda sobre la realidad de la juventud y el voluntariado. Contamos con la presencia de Ismael López Yañez técnico de juventud del IVAJ, Claudia Tecglen García, psicóloga social y premio Princesa de Girona 2022, categoría social, Francisco Vaquer Gregori.

Ismael López Yáñez, destacó: “Este sistema es un recurso muy interesante para que los jóvenes participen y el reconocer que están realizando unas competencias mientras colaboran de forma altruista”. La Administración tiene que empoderar a los jóvenes, aunque esto reste poder a la Administración. “La labor de la administración es acompañar y ayudar para que los jóvenes tengan su proyecto de vida”. 

En definitiva ser una mano amiga, de aquellas personas jóvenes que ya tienen muy complicado su acceso al mundo laboral. 

Por su lado,  Francesc Vaquer Gregori,“Creemos que participar de cualquier entidad dice mucho de las personas voluntarias que construyen cambios dentro de la sociedad que consideran necesarios y aprendemos continuamente. Por eso, nos parece tan importante la labor que realiza Reconoce para ponerlo en valor. Sin Reconoce se perdería una “realidad polivalente, con capacidad para adaptarse” -aseguró. 

 

El testimonio de Pablo Morente, destaca: “La educación no formal empodera a ciertos jóvenes a la hora de elegir su educación formal, también determina las oportunidades del mercado laboral”. 

Este joven afirma: “la realidad que yo vivo en mi entorno cercano es de muchísima precariedad laboral, alta desempleabilidad y muchísima frustración” y resalta que lo que aporta reconoce es “darle una amplitud nacional y una visión homogénea hay 100.000 voluntarios que están presentando una acreditación Reconoce a su empleador”.

La mesa de testimonios la cerró Claudia Tecglen. Premio Princesa de Girona Social 2022 y presidenta de Convives con Espasticidad.  “Los seres humanos somos seres sociales” pero ante todo, resalta que “los seres humanos somos experiencia, nos transformamos a través de las experiencias”. Desde su visión como psicóloga social explica que un aprendizaje consolidado es aquel del que nos empapamos diariamente, en las experiencias no formales aprendemos haciendo”. Tecglen destacó la calidad humana de las personas voluntarias.  También hizo mención a su propia etapa como voluntaria desde hace 20 años donde empezó consciente de sus propias habilidades para romper el estigma de ser una persona con discapacidad. Finalizó su intervención dejando claro que las “personas no somos, las personas hacemos”.

Tú eres tu marca

Debemos cambiar el enfoque de trabajar por un empleo y empezar a trabajar por nuestra empleabilidad.

Hoy en día no es suficiente ser un buen profesional. También es necesario parecerlo, y para eso es necesario trabajar nuestra marca personal.

Todas las personas tienen Marca Personal, pero no todas las personas la gestionan de forma consciente y estratégica.

Te invitamos a conocer la mejor red social para ello, LinkedIn. La única red profesional que te permite que te contraten. Estar en LinkedIn es tener tu CV en 3 dimensiones.

Rubén Montesinos es consultor independiente, formador y speaker en materia de Recursos Humanos y desarrollo profesional, con una trayectoria de más de 18 años en el mundo de la gestión de personas. Desde 2011 impartiendo workshops, formaciones, seminarios y conferencias para diferentes universidades y escuelas de negocio. Es un apasionado de la transformación digital y su impacto en la gestión del talento.

Soft skills o cómo posicionarse en un mercado digital y robotizado

El proyecto Reconoce certifica las habilidades blandas adquiridas durante los programas de voluntariado para mejorar la empleabilidad de la juventud en un contexto laboral cambiante y tecnológico

La sociedad del siglo XXI se desarrolla inexorablemente hacia un mundo ultra digitalizado y robotizado, con máquinas -como ya sucedió en la Revolución Industrial- sustituyendo a los seres humanos en sus antiguos puestos de trabajo. La historia se repite ahora con la 4º Revolución Industrial y el temor se apodera de casi la mitad de la población, la cual considera que en apenas cinco años serán sustituidos por robots. Sin embargo, los expertos tienen claro qué se puede hacer para hacer frente a este temor: apostar por las soft skills.

En este contexto el proyecto Reconoce tiene como objetivo acreditar las soft skills -o habilidades blandas- de las personas que realizan programas de voluntariado para mejorar su empleabilidad en un mercado laboral cada vez más complejo. Así, las personas que han sido -o son- voluntarias pueden garantizar qué habilidades poseen en un proceso de selección, gracias a este sistema de reconocimiento por parte de las organizaciones en las que han realizado sus voluntariados.

Así, el desarrollo de soft skills crea una verdadera diferencia en un entorno laboral cada vez más digitalizado y cambiante, marcado por profundas transformaciones que se suceden cada vez más rápido. Tanto es así que 6 de cada 10 empresas consideran las habilidades personales más importantes que las habilidades técnicas en el proceso de contratación, según el informe What Workers Want 2020 publicado por la consultora internacional Hays. De esta forma, habilidades como la adaptabilidad, la negociación o la proactividad son ya muy demandadas por los departamentos de recursos humanos.

Y si esta tendencia ya existía hace años, la pandemia ha acelerado la necesidad empresarial por encontrar personas que logren trabajar en ambientes volubles y diariamente marcados por el teletrabajo. Por ello, los procesos de selección cada vez están más orientados a reconocer profesionales que cuenten con habilidades sociales como la comunicación o la autogestión, considerando que las capacidades técnicas se pueden adquirir con el tiempo. Mientras que las habilidades blandas, se logran de otra manera. Como por ejemplo, a través de programas de voluntariado. 

Mientras que el liderazgo y la fidelidad en las empresas se han convertido en dos de los mayores retos de los profesionales de Recursos Humanos, el proyecto Reconoce facilita la solución a estos problemas. El sistema mejora la eficacia de las empresas en tanto se reducen los tiempos en la visibilización de esas competencias de las personas candidatas, así como es más sencillo por parte de la persona demandante de trabajo si sus valores y la visión de la empresa encajan en las mismas expectativas. De esta manera, se reducen costes por parte de las compañías en los procesos de selección al obtener, de forma previa, las habilidades blandas de las personas candidatas.

En un futuro cercano, además, la exclusión laboral se asociará a perfiles con ausencia de soft skills -o competencias transversales- como la capacidad de aprendizaje, la resiliencia o el espíritu colaborativo. según indica la Fundación Adecco en su informe ‘Guía 20 competencias contra la exclusión en el nuevo mercado laboral’.

Pero en verdad, el futuro ya está aquí. La robotización y la digitalización están dando pasos de gigantes y, ante ellos, los trabajadores del mañana, los jóvenes del presente, han de ser capaces de gestionar la velocidad del cambio con las habilidades sociales, emocionales, cognitivas y digitales necesarias para hacer frente a los retos del futuro. Por tanto, la clave residirá en ser más humanos que nunca, esto es, poniendo en valor las habilidades blandas que nunca podrán tener los robots.

#IgualdeVálidas: las brechas laborales de género

8M – Día Internacional de la Mujer

Brecha salarial, vulnerabilidad, estereotipos de género, conciliación… seguro que estas palabras resuenan en tu cabeza, y puede que incluso te atraviesen si eres mujer.

A pesar de que avanzamos hacia una sociedad más igualitaria, las brechas de género en el mercado laboral (sí, son más de una, te las explicamos enseguida) son una realidad. Y es algo que debería preocuparnos por igual independientemente de nuestro género, porque la libertad para trabajar en condiciones de dignidad, seguridad y equidad es esencial para el bienestar de todas las personas.

Y es que estas brechas de género en el mercado laboral, además de ser inaceptables a nivel ético, solo llevan a desaprovechar el inmenso potencial productivo de las mujeres.

 

Síndrome de la impostora

La desigualdad laboral empieza por las ofertas de trabajo que intimidan a las mujeres: únicamente se presentan a una oferta de empleo si cumplen el 90% de los requisitos. Los hombres, por el contrario, lo hacen si cumplen al menos el 60%. Palabras como “experto/a”, “competitivo/a” o “al mando” son palabras con las que muchas mujeres no se sienten identificadas y, por tanto, no presentan sus candidaturas a esas ofertas.

 

Las mujeres solo se presentan a una oferta de empleo si cumplen el 90% de los requisitos

Fuente: Observatorio Social de La Caixa

La falta de confianza, de autoestima y de representación son algunos de los síntomas, pero la verdadera causa del problema subyace en los sesgos sistémicos y micromachismos que las mujeres enfrentan desde pequeñas y que se vuelven más tangibles en su entrada al mercado laboral.

 

Las brechas de género en el mercado laboral

Como comentábamos antes, la brecha de género en el mercado laboral en realidad son muchas brechas que ponen de manifiesto la desigualdad que existe, todavía, entre mujeres y hombres en diferentes aspectos dentro del ámbito laboral.

  • Brecha de acceso: La discriminación en el acceso al mercado laboral de las mujeres por el hecho en sí mismo de serlo.
  • Brecha de intensidad laboral:  Que hace referencia a las horas remuneradas que trabajan las mujeres, muy ligada a la cantidad de contratos de jornada parcial y a las tareas del cuidado en el ámbito privado.
  • Brecha salarial:  La más conocida. Es la diferencia entre las retribuciones salariales de hombres y mujeres dentro de la economía en su conjunto.

 

Los altos cargos, una asignatura pendiente

A pesar de que año tras año crece esta cifra, las mujeres todavía tienen poca presencia en los consejos de dirección y en los puestos altamente cualificados (31%*). Y si hablamos de emprender, solo el 16%** de las startups de España están fundadas por mujeres.

Las mujeres ocupan el 31% de los
puestos directivos en España

Fuente: INE

 

Solo el 16% de las startups de España
están
fundadas por mujeres

Fuente: W Startup Community

 

Trabajo no remunerado y profesiones feminizadas

La proporción de mujeres empleadas en los sectores “tradicionalmente femeninos” (educación, sanidad…) sigue siendo muy alta, mientras que en otros sectores como la construcción o la industria ese porcentaje es muy bajo.

De cada cuatro personas con un empleo a tiempo parcial, tres son mujeres. Las horas dedicadas al trabajo no remunerado, el cuidatoriado, e incluso el voluntariado se dan más en el caso de las mujeres, y no es casualidad. La feminización de los cuidados y el menor valor que se asigna a profesiones feminizadas, cuestiones como la conciliación de la vida laboral y familiar o los roles en función del sexo siguen siendo un factor discriminatorio en el acceso de las mujeres a ciertos trabajos o a gozar de condiciones laborales iguales a las de su contraparte masculina.

La lucha por reducir la brecha laboral de género forma parte de la Agenda 2030, cuyo objetivo número 5 busca, entre otras cosas, asegurar la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles.

 

3 de cada 4 trabajadores con un empleo
a tiempo parcial son mujeres

Fuente: W Startup Community

 

Más referentes

La brecha de género no es sólo una cuestión de números o estadísticas, también se refleja en la vida de millones de mujeres de todo el mundo. Para desterrar estereotipos y eliminar sesgos de género es necesario contar con diversos role models y sumar referentes en determinados sectores profesionales y en posiciones de liderazgo para que las mujeres sientan que, si ellas pudieron, ellas también pueden.

Reivindicar el papel de las mujeres en todos los ámbitos de la vida profesional es necesario, no solo el 8 de marzo, sino todos los días del año. En Reconoce seguiremos sumando con nuestro trabajo para empoderar a las mujeres y a la #JuventudExtraordinaria dando valor a su diversidad y a sus capacidades en el ámbito laboral y del voluntariado.

 

Puedes sumarte a nuestra campaña en redes sociales con el hashtag #igualdevalidas.

¿Cómo incluir el voluntariado en el currículum?

Nuestra carrera profesional puede estar llena de experiencias muy diferentes: trabajos de verano o de corta duración, prácticas, experiencias en el extranjero, o voluntariados por ejemplo.

Y, ¿son todas ellas experiencias laborales?, ¿sí?, ¿no?, o ¿no lo tienes claro?

Pues la respuesta es sí. Ya te lo imaginabas ¿no?

Entonces, ¿por qué cuando redactas tu CV le quitas valor a aquellas experiencias en las que ocupaste un cargo no remunerado?

Esto no debería ser así. Aunque la mayoría lo hacemos.

Porque hacer voluntariado no es sólo una opción personal, sino que es también una experiencia que puede abrirte muchas puertas a la hora de buscar empleo.

Hoy te lo explicamos en detalle.

¡Dale el valor que se merece al voluntariado en tu CV y  aumenta tus posibilidades de que te contraten!


¿Por qué debes incluir el voluntariado en tu currículum?

  • Porque como ya hemos dicho, es una experiencia laboral tan importante como las demás, que no te engañen. Por mucho que no sea remunerado o no tengas contrato, cuenta como experiencia.

Por ejemplo: si eres una bióloga recién graduada y sin experiencia, y has trabajado 3 semanas junto a científicos ambientales y personas de la comunidad local de Costa Rica, recolectando datos y participando en una investigación científica, ¿no crees que es una experiencia tan válida como cualquier otra? Ten por seguro que te hará sumar puntos y diferenciarte de cara a los reclutadores.

  • Por otra parte, incluir el voluntariado en el CV te servirá para destacar tanto las competencias transversales que hayas adquirido: el liderazgo, la capacidad para trabajar en equipo, o la comunicación; como las competencias personales: la solidaridad, la proactividad, el compromiso, o la empatía. Piensa que todas ellas son habilidades que son muy valoradas por las empresas y te ayudarán a añadir valor a tu candidatura.
  • Demuestra tu proactividad. Si acabas de obtener tu título profesional y estás en búsqueda de tu primer empleo, el voluntariado habla de la voluntad de aprender y crecer, lo que te puede convertir en el/la candidato/a ideal para ocupar esa vacante a la que aspiras.

¿Dónde poner el voluntariado en el currículum?

En la sección de experiencia profesional:

Si el voluntariado tiene relación con el puesto al que aspiras, puedes incluirlo como experiencia profesional porque te servirá para demostrar las habilidades requeridas para el puesto o tu capacidad para desarrollar ese trabajo.

Por ejemplo, imagina que estás aspirando a un cargo profesor en un colegio y has participado en un voluntariado organizando y llevando a cabo talleres y actividades lúdicas para niños y niñas en una asociación en tu ciudad. Estas dos son actividades que se relacionan, y el voluntariado complementa y fortalece tu perfil profesional. Por lo tanto tiene sentido ponerlo en el apartado de experiencia profesional.

En una sección aparte:

Si el voluntariado que realizaste no tiene ninguna relación directa con el puesto, pero crees que aporta en cuanto a habilidades técnicas o habilidades blandas valorables, puedes destacarlo en una sección independiente y titularlo: “Experiencia docente” o “Experiencia contable”.

Y si no ves la forma de relacionar tu experiencia de voluntariado con el trabajo, puedes incluirlo en otros datos de interés.

Lo que sí te diría es que nunca dejes de ponerlo, incluso aunque ya cuentes con mucha experiencia remunerada o formal. Ya que según una encuesta realizada por la firma Deloitte, el 76% de los seleccionadores de RRHH prefieren un candidato que cuente con alguna experiencia de voluntariado


Qué incluir en el voluntariado en el CV

Ahora que ya sabemos lo más básico, es decir, dónde colocar el voluntariado en el CV, vamos a ver qué deberías incluir en esta sección. Generalmente la regla es seguir el mismo formato que en la sección de experiencia laboral.

Te damos una estructura fácil de leer, comprender y seguir:

El título del puesto que desempeñaste durante el voluntariado.
El nombre de la organización con la que colaboraste.
La fecha de inicio y de fin de la actividad.
Funciones.
Principales logros obtenidos o habilidades que has desarrollado

Ejemplo de voluntariado en el currículum

A continuación te dejamos un par de ejemplos sobre cómo incluir el voluntariado en el currículum de forma correcta e incorrecta.

¿Cómo hacerlo bien?

Ocupación: Profesor para un grupo de alfabetización en castellano a personas inmigrantes.

Organización: Asociación de Trabajadores Inmigrantes Marroquíes en Barcelona

Fecha: De octubre de 2020 a junio de 2021.

Funciones:

  • Creación de material gráfico y  otros recursos propios como fichas, ejercicios, y juegos para la enseñanza y el aprendizaje de la lectoescritura de la lengua castellana en los niveles iniciales.
  • Desarrollo del método de lectoescritura Nahono, especialmente diseñado para inmigrantes de lengua árabe.
  • Evaluación del aprendizaje y la actuación del alumno

Principales logros: conseguir que un grupo de 8 personas adultas aprendan a leer y escribir textos sencillos y desarrollen la capacidad de comprender, pensar y hablar de forma más elaborada.

¿Cómo no hacerlo?

2020-2021: Profesor en la Asociación de trabajadores de inmigrantes marroquíes en Barcelona


Conclusión

Recuerda que el CV es ese primer paso estratégico para conseguir una entrevista, y debes lograr llamar la atención de las personas que hacen la selección, con todas tus armas disponibles. 

Si te está costando acceder al mercado laboral o quieres mejorar tu empleabilidad, no descartes realizar labores de voluntariado y aprovéchate del valor añadido que te aporta esta experiencia en tu CV.

Artículo en colaboración con Currículum y Trabajo.

RECONOCE sigue apoyando la empleabilidad juvenil a través de la colaboración con la empresa

• Reconoce sigue avanzando en la colaboración con empresas y su compromiso de reconocimiento de las competencias del voluntariado.

• Dos nuevas “Empresas Reconoce” se unen a la Red: Aventeira y La Flor Roja.

• Las empresas incorporarán en sus procesos de selección y de gestión del personal, acreditaciones de competencias “soft skills” que propone Reconoce.

Madrid, 08 de octubre de 2020.- Reconoce viene trabajando en Red desde hace más de 7 años tanto con entidades del tercer sector como con el empresarial. La creación de la figura de  “Empresa Reconoce” ha supuesto un hito en la colaboración entre estos dos sectores que luchan contra el desempleo juvenil.

Desde el pasado mes de septiembre dos nuevas empresas forman parte de la gran familia que es Reconoce. Aventeira y La Flor Roja son dos jóvenes empresas que han decidido poner su granito de arena reconociendo y poniendo en valor las capacidades y competencias que las personas voluntarias desarrollan gracias a su participación solidaria en el tejido asociativo. 

Ambas empresas se unen a la red aportando su experiencia desde el sector empresarial difundiendo la importancia de proyectos como el nuestro en su entorno y promoviendo la contratación de jóvenes con la certificación Reconoce. Es decir, no sólo sensibilizarán a otras empresas sobre las ventajas de contratar personas jóvenes con talento, sino que también incorporarán en sus procesos de selección y de gestión del personal, acreditaciones de competencias o “soft skills” como las que propone Reconoce.

¡Bienvenidas!

Aventeira. Cooperativa de Educación e Lecer es una empresa social gallega que reúne a un colectivo de profesionales del Tiempo Libre realizando actividades muy diversas: asociacionismo, gestión y redacción de proyectos, coordinación de equipos de personas, dinamización, gamificación, organización de campamentos, excursiones y actividades de todo tipo. Más info en https://aventeira.com/

La Flor Roja es una marca de ropa, accesorios y regalos relacionados con el mundo scout y el Tiempo Libre. Es una joven empresa que, además, promueve el diseño y gestión de actividades y campamentos sostenibles. Más info en: https://laflorroja.com/

“Las soft skills que nunca tendrán los robots”: Reconoce lanza la campaña ‘La Rebelión’ para destacar las habilidades de los jóvenes frente a las máquinas

En el Día Mundial de las Habilidades de la Juventud (15 de julio), el Proyecto Reconoce ha creado una aventura gráfica en la que reta a la población joven a descubrir sus competencias transversales

Madrid, 14 de julio de 2020.- “Los robots nunca podrán sentir empatía, ser negociadores o liderar iniciativas. Eso sólo lo podrán hacer los seres humanos”. Esta idea es la que transmite ​la campaña ‘Somos la Rebelión’ del Proyecto Reconoce​, con el objetivo de destacar la importancia de las competencias transversales en el mundo laboral en el Día Mundial de las Habilidades de la Juventud (15 de julio). 

En un contexto marcado por la 4º Revolución Industrial, en el cual la Inteligencia Artificial, la robótica y el Internet de las Cosas van a definir el mercado laboral, el valor de ​las habilidades blandas -o soft skills- como la organización, autogestión y comunicación van a marcar la diferencia entre los robots y los seres humanos.

El ​Proyecto Reconoce​, proyecto impulsado por la Confederación Don Bosco en colaboración con Scouts de España y Didania con el apoyo del Instituto de la Juventud (Injuve), lanza en el Día Mundial de las Habilidades de la Juventud ​una aventura interactiva​ que recrea ​un futuro distópico dominado por los robots en el que las habilidades que la juventud adquiere durante los programas de voluntariado serán la clave para derrotar a las máquinas​.

Esta ​aventura interactiva, que ofrece al jugador avanzar en la historia a través de la selección de decisiones​, pretende retar a la población joven a descubrir cuáles son sus habilidades -competencias transversales- que le pueden ayudar a la hora de conseguir un trabajo. 

Estas habilidades mejoran un 9% la probabilidad de que una persona sea contratada, según un estudio realizado por Reconoce con datos del Injuve y Deloitte

Estas ​habilidades destacadas por Reconoce​, que incluidas en un ​curriculum vitae aumentan en un 9% las probabilidades de ser contratado​, ​son: de ​autogestión​ (capacidad de aprendizaje, análisis y resolución de problemas, iniciativa y autonomía, flexibilidad y optimismo y entusiasmo), organizativas​ (liderazgo de iniciativas, organización y​ planificación, fiabilidad técnica y personal), y de comunicación ​(comunicación interpersonal, tacto y prudencia, trabajo en equipo y negociación).    

Por tanto, la campaña lanzada por Reconoce,​ reivindica en el Día Mundial de las Habilidades de la Juventud la importancia de invertir en el desarrollo de las habilidades juveniles para impulsar la inclusión de la juventud en el mercado laboral y combatir su situación de precariedad y vulnerabilidad.​

Realizar voluntariado aumenta la empleabilidad de la población joven

El desarrollo de​ estas habilidades aumenta un 9% la probabilidad de que una persona sea contratada, según el estudio ‘La situación del voluntariado juvenil ante el empleo: competencias y empleabilidad’ realizado por Reconoce con la consultora ‘Voluntariado y Estrategia’, empleando datos de la auditora Deloitte y el Injuve. 

En un contexto marcado por la pandemia del COVID-19, Reconoce destaca la importancia de las competencias transversales para lograr un puesto de trabajo ahora más que nunca: España, 2º país con mayor desempleo juvenil en Europa, tiene una tasa de desempleo del 32,99% para los menores de 25 años y del 20% para la franja de edad entre los 25 y los 30 años, según refleja la Encuesta de Población Activa (EPA) del 1º trimestre del 2020. El Proyecto Reconoce, con el apoyo del Injuve, es un sistema que acredita las habilidades y conocimientos adquiridos por las personas jóvenes a través de su participación en asociaciones de juventud o de voluntariado. Este tipo de habilidades se adquieren fuera del ámbito laboral, por eso el voluntariado es clave en el desarrollo tanto profesional como personal de la juventud, y puede suponer un factor diferencial en cualquier currículum. El objetivo último es incrementar las posibilidades de los jóvenes para acceder a un empleo.

#CaféConReconoce. ¿Te unes?

Reconoce es una iniciativa que trabaja para poner en valor la experiencia del voluntariado, sensibilizando y mejorando la empleabilidad de las personas voluntarias con un Sistema de Reconocimiento de Competencias on-line.

Ahora mismo una red de más de 200 organizaciones está utilizando este sistema para reconocer las competencias transversales de su base de voluntariado, o colaboran para impulsar el reconocimiento del voluntariado como un espacio de crecimiento personal que también nos hace mejores profesionales.

El voluntariado nos ayuda a crecer como personas, nos construye descontextualizándonos y sacándonos de nuestra zona de confort impulsando nuestra capacidad de aprendizaje y receptividad porque queremos mejorar el mundo que nos rodea. Necesitamos hacerlo bien, ya que nos hemos comprometido.

Gracias al voluntariado podemos contrastar y perfeccionar nuestras habilidades. Se trata de una herramienta con la que además de dejar huella y mejorar el mundo, mejoramos nuestra forma de hacer, poniendo lo mejor que tenemos y aprendiendo lo que haga falta para conseguir los objetivos de la causa en la que nos involucramos.

Por todo esto, agrega valor a nuestra trayectoria enriqueciendo nuestro curriculum, ya que se trata de una experiencia real e intensa de trabajo, que se puede equiparar a cualquier otra remunerada. La administración es muy consciente de esta potencialidad y cada vez más promueve el voluntariado como un espacio extracurricular que nos prepara para la vida, que nos hace mejores personas.

Confederación Don BoscoFederación Didania y Scouts de España, entidades promotoras del proyecto, junto al Instituto de la Juventud de España (INJUVE), queremos compartir y profundizar en estas dimensiones que entran en juego en el proyecto Reconoce.

Como no podía ser de otro modo y dada la situación, hemos invitado a colaboradores y expertos para hacer 3 acciones en formato #CaféconReconoce.

Puedes realizar tu inscripción en webinars.reconoce.org

“Los robots no harán voluntariado”

Lo queramos o no estamos viviendo en la 4ª Revolución Industrial. Una revolución en la que el Internet de las cosas (IOT), la robótica, la ultra conectividad y la Inteligencia Artificial marcan el rumbo de nuestra sociedad, de nuestras empresas y de nuestras organizaciones. Y por si fuera poco, todo esto enmarcado en lo que los expertos denominan el entorno VUCA, una especie de terreno de juego más volátil, más incierto, más complejo y más ambiguo que nunca.

Con esta realidad como denominador común, todas las personas que estamos trabajando por mantener nuestra empleabilidad debemos hacer cosas distintas para obtener resultados diferentes, ya que cuando nos sabíamos las preguntas nos cambiaron las respuestas. Pero para poder pivotar nuestro enfoque, necesitamos adquirir una serie de competencias que nos faciliten poder surfear esta ola de cambios. Sabemos que para cualquier profesión, las competencias técnicas son muy necesarias pero no son suficientes. Lo que realmente marca la diferencia en el desempeño de las personas son sus competencias blandas o soft skills.

Según Nilton Navarro Flores (Social Media Manager & Content de InfoJobs) “Fortalecer nuestras soft skills es una de las mejores inversiones que podemos hacer.  Con todos los cambios que habrá gracias a la inteligencia artificial, las soft skills serán cada vez más importantes, ya que son las habilidades que los robots no podrán automatizar”.

En el informe El futuro de los trabajos publicado en 2016 por el World Economic Forum, se contemplaba cuáles serían las competencias que necesitaríamos desarrollar en nuestros empleos en 2020. Competencias como la flexibilidad cognitiva, la negociación, la orientación al servicio, el juicio y la toma de decisiones, la inteligencia emocional, la coordinación con los demás, el manejo de personas, la creatividad, el pensamiento crítico y la resolución de problemas complejos serán claves para desenvolvernos en nuestro hábitat laboral a partir del próximo año.

De las competencias que el Foro de Davos nos vaticinaba como imprescindibles para poder mantener nuestra empleabilidad y no ser unos Working Dead, hay muchas que todavía están circunscritas únicamente al terreno de los humanos; la inteligencia emocional, la creatividad, el manejo de personas, la flexibilidad cognitiva… Que unidas a la ética, los valores y la voluntad desinteresada de ayudar a los demás, nos dejan herramientas para poder convivir junto a una fuerza laboral que piensa en unos y ceros.

«Fortalecer nuestras soft skills es una de las mejores inversiones que podemos hacer.  Con todos los cambios que habrá gracias a la inteligencia artificial, las soft skills serán cada vez más importantes, ya que son las habilidades que los robots no podrán automatizar.»

Nilton Navarro Flores (Social Media Manager & Content de InfoJobs)

Por tanto ya sabemos que hay una serie de competencias, denominadas blandas, que nos permitirán tener “éxito” en nuestro entorno profesional actual y futuro. También sabemos que debemos aprender, desaprender y reaprender para evolucionar nuestras habilidades y aptitudes frente a las demandas de un mercado laboral cada vez más complejo. Es aquí donde conceptos como “lifelong learnig” y “Learnability” aparecen para  quedarse.

Como demuestran diferentes estudios relacionados con el reto de adquirir un nuevo aprendizaje, un nuevo conocimiento, nuevas competencias, nuevas habilidades no podemos ceñirnos únicamente al terreno de lo teórico y debemos pasar a la acción. Nuestro cerebro aprende mejor cuando al dato le añadimos una emoción. Debemos aprender experimentando, tocando, haciendo, en definitiva poniendo en práctica nuestro conocimiento.

Y es aquí cuando nos encontramos en una encrucijada. En un país que cuenta con unas cifras de desempleo que superan el 14% y en el que la tasa de paro juvenil es la segunda más elevada de la Unión Europea con más del 32% de desempleados menores de 25 años, adquirir estas competencias en el mercado laboral se torna más difícil que nunca  y sobre todo para las nuevas generaciones.

Ya hemos comentado que estas competencias se pueden adquirir en el mundo laboral, pero también se pueden adquirir en nuestra faceta más humana; ayudando a otros de forma desinteresada y voluntaria. Es decir, participando en programas de voluntariado.

En palabras de Sonia Jadraque Cabanillas (Directora de RR.HH España y Portugal en ARROW Electronics) “El voluntariado es una fuente para desarrollar experiencias de aprendizaje, es un entorno  colaborativo, con un propósito, donde has de trabajar en equipo con personas que previamente en muchos casos no conocías… En función del tipo de voluntariado, sales de tu zona de confort, a veces incluso de tu país o de tu cultura, cuanto menos de tus costumbres o día a día y eso ya es un entorno de aprendizaje”.

La participación de las personas más jóvenes en programas de voluntariado, abre un camino para poder desarrollar una serie de competencias que en muchos casos no podrían haber adquirido de otra forma. Pero ¿Cómo pueden los voluntarios acreditar esas competencias adquiridas frente a los reclutadores y los profesionales de RR.HH de las empresas? Ese es uno de los desafíos que fue el motor de la iniciativa Red Reconoce “Un proyecto que tiene como objetivo principal, articular una red nacional de organizaciones que impulsen el reconocimiento de las competencias y habilidades , obtenidas a través de la acción voluntaria que mejoran la empleabilidad de los y las jóvenes”, tal y como indican en su propia página web.

Mediante su APP (https://app.reconoce.org/) las entidades asociadas pueden acreditar la adquisición por parte de sus personas voluntarias de una serie de competencias predefinidas. Competencias como negociación, tacto y prudencia, trabajo en equipo, comunicación interpersonal, organización y planificación, flexibilidad y adaptación, iniciativa, optimismo… Están dentro del catálogo propuesto por Reconoce como competencias que se derivan de la acción de voluntariado. Competencias que van en la línea de lo marcado por el Foro Económico Internacional tal y como hemos comentado anteriormente.

A partir de este planteamiento desarrollado nos surge una pregunta ¿Reconocen las empresas desde sus departamentos de RR.HH las competencias adquiridas por los candidatos con experiencia en voluntariado? La respuesta puede ser sencilla, sí. Sí, siempre que la persona que gestione el proceso de selección sea sensible al mundo del voluntariado. Y en este caso se podría producir un sesgo por afinidad ya que la persona que está evaluando infiere una serie de competencias, habilidades y valores desarrollados por los candidatos voluntarios según su experiencia en esta materia.

Conociendo esta problemática nuestra obligación sería, tratar de neutralizar ese sesgo teniendo a nuestro alcance métodos que nos permitan objetivar al máximo esa toma de decisiones. Es por este motivo que herramientas como las que proporciona el proyecto Reconoce nos ayudan a tener una valoración más objetiva de estas competencias adquiridas en un entorno no remunerado. Así independientemente de que la persona que gestiona el proceso de selección tenga más afinidad al voluntariado o no, tendrá una herramienta más, que junto a las que ya utilice habitualmente le facilitará la toma de decisiones.

En la actualidad el mundo de la empresa no es ajeno a los beneficios de la acción del voluntariado en los profesionales, de ahí el aumento de los programas de voluntariado corporativo en nuestro país.Donde más del 70% de las empresas que superan los 500 trabajadores participan en estos programas (según cifras recogidas en el Observatorio del Voluntariado Corporativo). Por lo tanto, si desde las empresas somos conscientes de estos beneficios y los introducimos dentro de nuestras políticas, deberemos ser conscientes que incorporar a nuestras plantillas candidatos con experiencia previa en voluntariado, es una forma de inocular una serie de valores y competencias que estamos intentando desarrollar internamente.

Sonia Jadraque que ha sido voluntaria en diferentes áreas como salud, educación y refugiados valora mucho lo aprendido y vivido en esos momentos de voluntariado, considerando que esas vivencias definen algo más a una persona; por sus valores, por sus prioridades, por sus intereses, etc. Aprendizajes que se transfieren a las organizaciones fomentando y creando una cultura donde valores como la humildad, el bien colectivo por encima del individual, la generosidad, la paciencia, el compromiso, son tan importantes para la colaboración y la cocreación.

En la misma línea y desde su experiencia en Infojobs, Nilton Navarro expone los beneficios de participar en programas de voluntariado en los procesos de búsqueda activa de empleo, señalando que hay seis enseñanzas del voluntariado que pueden ayudar a abrir puertas en el mundo laboral:

  1. Demuestra compromiso: Comprometerse con algo que no tiene una retribución directa, ¡hablará muy bien de nuestra persona y de nuestras ganas incansables!
  2. Nuestra mejor cualidad, la proactividad: Un voluntariado nos define como una persona con iniciativa que no se queda esperando que le digan hacia dónde ir.
  3. Demuestra que nos gustan los retos: Un voluntariado demuestra que nos gusta hacer cosas nuevas, que lo desconocido no nos asusta y que sabemos enfrentarnos a lo que sea con nuestra mejor actitud.
  4. Piensas más que en ti:  Demuestra un lado humano y una empatía social que son relevantes a la hora de pensar en el buen trabajo en equipo.
  5. Eres una persona apasionada: Perseguir y trabajar en un interés, incluso si no tiene retribución, demuestra verdadero afecto y entusiasmo por lo que hacemos.
  6. Habla bien de nuestra productividad: Si hacemos voluntariado demostramos que nuestra mente está activa en todo momento y que nos gusta compartir nuestros aprendizajes.

En consecuencia queda patente que las acciones de voluntariado son una fuente de aprendizaje de competencias, habilidades y experiencias que los jóvenes pueden poner en valor en sus procesos de búsqueda activa de empleo. Que las empresas son cada vez más sensibles a los beneficios del voluntariado tanto para las personas que ya integran sus plantillas como para los candidatos que se deberán incorporar a sus equipos. Y que ya existen herramientas como las que proporciona el proyecto Reconoce, que a través de un sistema online de acreditación de la acción voluntaria, introduce un nuevo mecanismo para eliminar la subjetividad en la adquisición de dichas competencias en los programas de voluntariado.

«Aprendizajes que se transfieren a las organizaciones fomentando y creando una cultura donde valores como la humildad, el bien colectivo por encima del individual, la generosidad, la paciencia, el compromiso, son tan importantes para la colaboración y la cocreación.»

Sonia Jadraque Cabanillas (Directora de RR.HH España y Portugal en ARROW Electronics)

Así pues en esta sociedad líquida en la que vivimos y con la reciente llegada de la tecnología 5G que marcará un antes y un después en la exponencialidad de la conectividad y su impacto en los negocios, la economía y la sociedad en general. Apelar a nuestra faceta más humana y desarrollar aquellas competencias que más difícilmente serán replicables por un algoritmo, será una de las vías para poder mantener nuestra empleabilidad en los próximos años.

Por consiguiente no podemos negarnos a los avances tecnológicos que nos permitirán seguir creciendo como sociedad, pero tampoco podemos negarnos a apelar a nuestro instinto más humano que es ayudar de forma desinteresada a los demás. Es evidente que los robots con sus algoritmos y su inteligencia artificial han venido para quedarse, han venido para colaborar con nosotros, para facilitarnos en muchos casos nuestras tareas más pesadas. Pero sin duda alguna, los robots no harán voluntariado por motu propio, eso seguirá siendo una “voluntad” que únicamente las personas podrán ejercer. Ayudar a los demás es humano y reconocer todos los beneficios que tiene para los futuros profesionales esa dedicación desinteresada por los demás, nuestra futura obligación.

Los robots no harán voluntariado ¿Y tú?

Autor:
Rubén Montesinos Torres
Especialista en RR.HH y Employer Branding

Colaboran:
Nilton Navarro Flores
Social Media Manager & Content de InfoJobs

Sonia Jadraque Cabanillas
Directora de RR.HH España y Portugal en ARROW Electronics

El IVAJ difunde por la Comunitat la ‘Red Reconoce’ para la acreditación de las competencias del voluntariado

  • Castellón acoge el miércoles 23 de octubre la ‘Jornada Reconoce’ para representantes de entidades sociales y locales
  • En Valencia y Alicante se han desarrollado sendas sesiones con el objetivo de poner en valor la acción voluntaria

El Institut Valencià de la Joventut (IVAJ) y la ‘Red Reconoce’ han promovido tres acciones formativas de acreditación para personal técnico de juventud y entidades de voluntariado que culminan el próximo miércoles 23, de octubre Castellón, en la Casa dels Caragols.

El objetivo de la ‘Red Reconoce’ es poner en valor las competencias que las personas jóvenes adquieren a través del voluntariado y que pueden suponer una ventaja competitiva en el entorno laboral.

Reconoce es una herramienta online de acreditación de competencias adquiridas a través de la acción voluntaria, dirigida tanto a las personas voluntarias, como a las entidades y empresas comprometidas con el voluntariado

Con la sesión formativa de Castellón, fruto de la colaboración entre el IVAJ y Reconoce, se cierra el ciclo sobre el reconocimiento de competencias de voluntariado iniciado en marzo en Valencia, al que acudieron 35 asociaciones y centros juveniles, entidades de voluntariado, mancomunidades y ayuntamientos y que la semana pasada se desarrolló en Alicante, también con un alto nivel de participación.

La ‘Red Reconoce’ establece los mecanismos para que las propias entidades puedan obtener una acreditación oficial para las personas voluntarias. Desde 2012 se ha instado en la Unión Europea a la validación del aprendizaje no formal e informal, a través de sistemas de acreditación y reconocimiento.

El proyecto Reconoce está impulsado por la Federación de centros juveniles Don Bosco, la Federación de Scouts-Exploradores de España (ASDE) y la Federación Didania, y consiste en un procedimiento gratuito, telemático y permanente de acreditación de las competencias del voluntariado consensuado con las comunidades autónomas y el Injuve, cuyo objetivo es incrementar las posibilidades de acceder a un empleo.

Herramientas de accesibilidad